jueves, octubre 26, 2006, rallada de belga_seg a las 10/26/2006 01:31:00 a. m.
El ganador del café es.... tachín tachán... BORJA! (www.alas10encasa.com)... muchas gracias a todos por esas 7777 visitas, que me encanta tanto 7 junto... a por otro 7 más!!!
Te presto mi balanza. Yo ya lo he pesado todo, y por mucho que lo peso y lo vuelvo a pesar, tu lado siempre gana. Me puedes. Me superas. Me rompes el equilibrio y estar contigo un momento significa bailar sobre una cuerda floja. Son los únicos instantes de mi vida en los que me gusta moverme, aunque sea al ritmo de un latido que cambia de manera brusca su intensidad; tan pronto acelerado, como agotado cuando te marchas…
Es cuestión de peso, y creo que lo más difícil es sopesarlo… pensar que realmente puedas pesar tanto como para que los principios, como el plomo en el agua, caigan de golpe y se sitúen al final de un vaso, que yo ahora veo medio vacío, incapaces de flotar…
¿A ti te pasa lo mismo conmigo? Piensa si no le pedirías al tiempo un comodín, aunque fuese de milésimas de segundo, para poder quedarte a mi lado un poco más; si cada detalle, por muy tonto que parezca no te recuerda a mí; si no te encuentras mi nombre escrito en cualquier parte y no se te llena la boca de satisfacción al pronunciarlo a la mínima ocasión… Piensa si no te pasarías el tiempo abrazándome con intermedios de dos segundos; si no tienes marcos con mi imagen colgados de dos de cada tres de los alfileres que sujetan tus pensamientos; si no le taparías los ojos al mundo de vez en cuando, para que no viese nada y así ser tú quien pudiese abrirlos y darte cuenta de una vez… de que hay cosas en tu vida que no son como realmente querrías. Que sí, que te hacen feliz, pero que eres consciente de que las hay infinitamente mejores, y están infinitamente más cerca de lo que quieres creer… Si no… tantas cosas que no pienso escribir…
Lo entiendo. Es cuestión de peso, pero hay que ser algo valiente para sopesarlo. Y entiendo que tú no lo quieras entender… no te culpo. Sólo quería decirte que tienes a tu disposición mi balanza; sin trucos, sin trampas, sólo con un lado repleto de lo que (creo que) yo te doy… por si la quieres usar en algún momento…


Canción de la semana: “Por ti” (E.B.S.)… “Por ti mi vida empeño, por un momento de verte sonreír… por ti mi alma vendo a cambio del tiempo que necesites para ser feliz”
 
martes, octubre 10, 2006, rallada de belga_seg a las 10/10/2006 07:14:00 a. m.
(se me ha olvidado decir que, como me gusta a mí eso de los cafeses... si la visita 7777 me hace un pantallazo y me lo manda a ana@anavaz.net, le invito a un café)
Ojalá fuesen tan sinceros… ojalá dijesen siempre la verdad entera, ojalá la mitad de ella no se quedara en la pupila y la fuese engordando, dilatando, poco a poco, cada vez más. Ojalá no tuviese la sensación de estar engañándote cada vez que te hablo, cada vez que te miro, cada vez que te digo algo, o simplemente lo insinúo. Ojalá no te tuviese tan cerca en algunas ocasiones, y tan lejos en otras. Ojalá el miedo no fuese valiente y la valentía no fuese cobarde. O mejor, ojalá no existiesen ni uno ni otro, sólo tú y yo, y el momento justo en el que te vuelves tan débil que no te quedan fuerzas ni para pensar, y tu cuerpo funciona por inercia, y el corazón es el último-único motor capaz de hacerle moverse. Y le dejas a él decidir.
Ojalá el botón de la telepatía estuviese encendido siempre y saliésemos a la vez, al contar “tres”. Ojalá no existiesen las dobles interpretaciones, ni las falsas emociones. Ojalá las palabras escritas llevasen un tono de voz incorporado. Ojalá no fuese disléxica y ojalá no cambiase el sentido de las letras para leer lo que yo quiero. Ojalá el camino fácil estuviese cortado y no quedase más remedio que salir a buscarnos en el difícil. Ojalá nos encontrásemos entonces… sin cortafuegos de por medio…
Ojalá algún genio saliese de una lámpara, aunque fuese de hojalata y tuviese que frotar durante más tiempo de lo normal, y me concediese el deseo de mi única locura… Ojalá fueses libre y yo… yo ojalá no fuese tan presa de mis sueños. Ojalá mis suspiros bastasen para llevar aires nuevos. Ojalá el miedo me hiciese temblar cuando te tengo cerca y así, al menos, habría alguna oportunidad de que me abrazases… porque a veces pienso que ojalá fueses consciente de las ganas que tengo de abrazarte…
Ojalá nadie me diga que esto que he escrito le hace pensar en Silvio, porque yo no quiero que se te acabe la mirada constante, ni la palabra precisa, y mucho menos la sonrisa perfecta. Ojalá nadie me lo diga, porque no quiero que pase nada que te borre de pronto… Ojalá nunca le hubiese leído a una amiga la siguiente frase; “no tengo presupuesto moral para esta historia”, porque así, en el ring en el que se baten cada noche mis pensamientos, no sería siempre la campeona.


Disco de la semana: “3” (Alejandro Sanz)... con duvedé y tó…
Canción: La fuerza del corazón … “es algo que te lía, una descarga de energía, que te va quitando la razón, te hace tropezar, te crea confusión, seguro que es la fuerza del corazón, es la fuerza que te lleva…”