miércoles, abril 25, 2007, rallada de belga_seg a las 4/25/2007 06:31:00 p. m.

Me congratula anunciar... que con esto que viene a continuación he ganado un concurso de micro-relatos de una radio toledana... ole ole... (sí, tengo 2 abuelas :P)

Me gusta coger el 202 para bajar a Gran Vía; es tan capicúa que donde me subo, me bajo a la vuelta. Me divierte perderme por Madrid cuando tengo tiempo. Es fácil; elijo a una persona, sigo su camino, y cuando llega a su destino, doy media vuelta y busco la parada del doscientos dos.
En Segovia los autobuses hasta hace unos años fueron verdes; verde del color en que subrayo, sobre los apuntes, las palabras que no entiendo. Verde inexplicable, o verde esperanza, como dice mi madre.
Ayer tuve media hora libre. En el trayecto descubrí unas zapatillas verde inexplicable. Levanté la vista, y observé cómo esos pies llevaban a una chica atractiva pero desarreglada, con un escote explosivo pero sin dinamita dentro, y un bolso que le tapaba más que su minifalda. Seguí sus pasos.
Bajamos en la parada que está enfrente de la Casa del Libro. Caminamos con los ojos apuntando al suelo hasta que llegamos al MC Donalds, y torcimos a la derecha. Mientras sus pies paraban en una esquina, me di cuenta del porqué del color de sus zapatillas, la miré sin entender nada, y comprendí que, quizás, en Madrid no todos pueden perderse fácilmente.


Disco de la semana: Salitre (Quique González)
Canción: De haberlo sabido….. “Peor que el olvido fue frenar las ganas de verte otra vez, peor que el olvido fue volverte a ver”

Etiquetas: , , , , ,

 
lunes, abril 23, 2007, rallada de belga_seg a las 4/23/2007 03:43:00 p. m.
Feliz día del libro a todos...

A tres del veintitrés te he terminado. No te voy a mentir. No me has cambiado la vida, porque creo que ya la tenía cambiada justo antes de conocerte. Sin embargo, sí que la has hecho especial, al menos durante el tiempo que has durado; del 18 de noviembre al 20 de abril.
Has sido ese a quien todo el mundo le gustaría compartir con alguien. Soy afortunada; he tenido la inmensa suerte de compartirte cada noche, momentos antes de dormir, de soñar bonito. Una frase para cada día, una manera diferente de decir “buenas noches, espero que descanses”. Al fin y al cabo tu magia, tu Maga, reside en eso, en saber valorar los más pequeños detalles para hacerlos tan inmensos e intensos que por muchos segundos que pasen, y muchas situaciones aparentemente iguales que se sucedan, siga existiendo la posibilidad de continuar reinventándose, reinventándome, reinventándote.
Eres el único plato de guisantes que me ha entrado por los ojos y he conseguido devorar poco a poco, con el apetito que sólo los mejores crean. Ha habido noches en las que nos has conectado a la perfección y he sonreído sólo de pensar que era gracioso saber que podíamos estar pisando la misma línea a la vez. ¿No es increíble? Ya… dime que es magia…
Hay palabras tuyas que puedo recitar con los ojos cerrados. Supongo que tiene que ver con eso de que hayas sido la oración de cada noche. En el París por el que me has paseado lo dirían de otra forma; dirían, “par coeur”, y la verdad es que tienen toda la razón del mundo, porque si con algo te he sentido, ha sido con el corazón, mucho más que con la vista. Últimamente me he acostumbrado a sentir así, con los ojos cerrados y el corazón abierto. Tú tienes parte de culpa, y créeme, podría causarme problemas, aunque lo cierto es que no me importa. Has hecho que el siete sea más especial todavía. Y ahora es medicina de esas que aunque no cure, alivia…
Salto a la pata coja sobre él y pido seguir jugando.

“Hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja” (Rayuela- Julio Cortázar)


Disco de la semana: India (Vega)
Canción: Un día normal… “que me muero yo de ganas de que vivas tú conmigo, así es como yo me imagino un día normal en mi vida especial, un día normal sin ti es fatal, un día normal puede ser hoy…”

Etiquetas: , ,

 
jueves, abril 19, 2007, rallada de belga_seg a las 4/19/2007 03:11:00 a. m.
Necesito sentarme a escribir, reflexionar, pensar sobre todo lo que me está pasando, lo que pasa y lo que no llegará a pasar. Necesito sentarme, y sin embargo me faltan segundos, minutos, horas y días para hacerlo. Escribo esto a toda velocidad, tecleo como si a mis dedos les doliese cada golpe sobre la “a”, la “b”, la “c”… y es que los A B C’s pinchan, duelen. Las reglas duelen. Lo impuesto duele. Lo que se dice sin pensar, duele. Por eso paro. Prefiero parar, a tener que escribir eso que justamente ahora mi corazón (derecho, desde hace tiempo derecho) está sintiendo. Shhh. Que se callen los latidos. No es el momento.
Paro porque me voy. Me voy tres días al sur: setenta y dos horas de pellizcos para despertarme de un sueño que ya está durando demasiado. Duras demasiado. Pero eres el mejor sueño que he tenido en toda mi vida. Shhh. Que se callen los latidos. Que se callen, que se callen, que se callen. Te llevo conmigo de viaje. Shhh. Te veré en la ventana. Salúdame si ves que me aburro. Coge mi mano si me asusto bajando por Despeñaperros. Shhh. Shhh. Shhh. Que se callen. Ríete de mí si se me abre la boca al quedarme dormida, y también si me doy contra el cristal por perder el control de mis actos. Y yo te echaré la culpa, porque eres tú, en mi imaginación, quien me mueve y me remueve. Shhh. Que se callen.
Se me cierran los ojos. Dentro de siete horas despego desde el andén. Los autobuses no vuelan, pero el tiempo que estaré en la ciudad de la Mezquita sí. Otra vez otra cuenta atrás. No sé si me echarás de menos… yo a ti sí. Supongo. Shhh. Aunque pienso seguir intentando que se callen. Silencio. Quiero descansar. No voy al sur para buscar y recuperar el norte. Ni siquiera voy para tenerte lo suficientemente lejos como para que haya interferencias entre tú y yo y se corte la comunicación. Voy para escuchar música. Espero que no sigas estando en cada canción… shhh. Shhh. Shhh. Que se callen.


Disco de la semana: “Canciones para el tiempo y la distancia” (Iván Ferreiro)
Canción: Canciones para el tiempo y la distancia… “Perdí cientos de horas en buscar un lugar donde tocar el suelo y encontré dos mil palabras que guardar. Y vi toda mi vida alrededor, canté cien escogidas al azar sonó como si ya existiera”

Etiquetas:

 
martes, abril 03, 2007, rallada de belga_seg a las 4/03/2007 01:08:00 a. m.
Desde que me quedé colgada de ti, me he vuelto tan colgada, que últimamente me ha dado por la cartografía. Me paso las tardes imaginando mapas, inspeccionando con lupa cada rincón del mundo, para encontrar un hueco libre en el que quepamos tú y yo. Y nadie más. O bueno… quienes queramos que quepan. Sería nuestro país.
Aún no lo he descubierto, porque todavía estoy peleándome con reglas y brújulas, intentando averiguar cómo funcionan. Y es que desde que apareciste en mi vida, los centímetros parecen kilómetros, y las excepciones no confirman, rompen las reglas y ya he perdido la cuenta de cuántas llevo destrozadas… Además, desde que te conozco no sé ni dónde está el norte... lo he perdido, y como llegaste como una sorpresa, no me dio tiempo a meterle garbanzos en los bolsillos, así que probablemente tarde en regresar… si es que alguna vez lo hace.
Creo que ya no quedan islas desiertas, pero cerrando mucho el ojo izquierdo y acercando el derecho al mapa, he visto que aún queda algún que otro ático abuhardillado y solitario en el que poner una bandera de alfombra. Vi uno en Montmartre que me enamoró… es que ese barrio es mágico, ¿sabes? pero es un poco caro. En París todo es caro, aunque lo cierto es que, en estos momentos, no me importaría arruinarme allí contigo; subir a la Tour Eiffel y comer crêpes para desayunar, echar carreras a lo largo de les Champs Elisées y sacarle la lengua a la Joconda, perdernos por los jardines de la casa de Rodin, y parar el tiempo en el reloj del Musée D’Orsay. Luego llevarte a la Ópera Garnier y ver el ballet; tienes que verlo… es como una caja de música. Es alucinante… como tú. Me encantaría llevarte allí alguna vez, pero sólo de vacaciones, porque está lejos de casa, y además, correría el riesgo de dejarte por Amelie… y a mí solo me apetece estar contigo.
Así que tengo que encontrar algún punto negro, como los de la casa de Gran Hermano, que no esté ocupado por nada ni por nadie; que sea para ti y para mí. Tenemos tanto en común, que si me pongo a pensar, creo que es lo único que nos falta. El mundo es muy grande, tiene que haber algún lugar hecho a nuestra medida. Y sé exactamente en qué coordenada está… pero hasta que no lo encuentre no te lo puedo decir.
¿Sabes lo peor de todo esto? Que no sé por qué me empeño en hacer planos, digo planes contigo… si sé que el mapa del tesoro lo encontraron antes que yo…


Disco de la semana: “Circular. Cómo girar sin dar la vuelta” (Vega)
Canción: “Clave de Sol”… “…hoy quiero dejarlo para no llorar; que una ostia duele y la verdad también, y la verdad da más… hoy me he perdonado no querer soñar…”

Etiquetas: , , , ,