domingo, enero 27, 2008, rallada de belga_seg a las 1/27/2008 01:18:00 a. m.
Debería estar durmiendo... Madrugar no es fácil cuando has cerrado los ojos durante un tiempo insuficiente. Despertar de pronto, interrumpiendo otro de mis sueños contigo, es peor aún. Folios y folios de historia del periodismo me esperan y yo espero otro tipo de historia que no deja de tener su historia en el periodismo. No puedo dormirme. Todo me recuerda a ti y así es imposible cerrar los ojos; siempre me ha gustado más soñar despierta. Llevo un párrafo escrito y me suena a frases sin terminar, a palabras que quedan por decir... como todo lo que tiene que ver contigo. Lo peor, o lo mejor, es que creo que todo lo que completaría a mis frases sin terminar es lo único que me queda por decirte. Ya no sé qué más escribir que no sea mi declaración final.
Podrás pensar que soy idiota, que no sabes a qué espero para hablar contigo de verdad, para decirte de una vez por todas todo lo que llevo escrito aquí, y que parece que solo me sirve de desahogo, pero nunca como ensayo para mirarte a los ojos y hacerte ver que te necesito, que todo esto; desde la magia y los ojalás hasta los tres minutos, pasando por las sentencias y las goteras, no es simple retórica, es la pura verdad. Eso en caso de que me leas... Quién sabe; quizás incluso prefieres que siga escribiendo tonterías lamentándome de mi timidez, de mi miedo, de mis ganas atascadas en la garganta... Quizás prefieres eso a tener que darme una respuesta.
Idiota, o más idiota, te pareceré si te digo que es lo único que quiero; decírtelo. Ahora sí. Ahora más que nunca, porque tú ya has cumplido con tu parte de un trato que nunca hemos firmado, que nunca hemos llegado a hablar... Tu paso era el primero; el siguiente debería ser el mío. Debería... Pero por alguna maldita razón sigo esperando el momento perfecto, el lugar perfecto, la situación perfecta, la forma perfecta... porque estoy convencida de que si esto puede salir adelante, ese momento, ese lugar, esa situación y esa forma existen. Existen porque es lo único que le falta a nuestra historia, que de momento sólo tengo la certeza de que es mía y de mi insomnio, para ser la más bonita del mundo. Hasta ahora todo lo que nos ha pasado ha sido de cuento para soñar bonito... Aunque siempre queda la posibilidad de que esté distorsionando la realidad; lo estudié la semana pasada y he llegado a pensarlo... me ha llegado a quitar el sueño... pero no... es imposible. Tiene que ser imposible... ¿tú qué dices?
Bostezo. Lo creas o no yo también me aburro de leerme siempre lo mismo escrito de forma diferente... Mañana te veré y volveré a esperar hasta mañana... insómnica crónica... sé que no soy la única persona en la ciudad... pero sé también que soy una persona única en la ciudad. ¿Con qué sueñas tú?


Canción de la semana: “Canciones en soledad” (Sr. Trepador)“No te digo que te necesito por miedo a que puedas contestar canciones en soledad”
 
viernes, enero 18, 2008, rallada de belga_seg a las 1/18/2008 06:26:00 p. m.

Hola... ¿Me has echado de menos? Yo a ti sí. Lo siento, es que sabiendo lo que me esperaba en enero y febrero pedí a los Reyes tres o seis días de 36 horas, pero se debieron de equivocar y los colocaron en los zapatos de uno de esos empresarios que se pasan el día en la oficina y aún así, les da tiempo a tener y mantener una familia. Hay pocos de esos... lo sé, pero alguno tiene que haber, porque si no... ¿dónde está el regalo que pedí? Sí, ya sé, los Reyes sólo te traen lo que pides cuando no cuesta demasiado, y las horas están tan caras que así de mal se pagan... pero esa explicación no me vale. No, no intentes convencerme, que no me vale.
El caso es que he vuelto. El desconector de mente tampoco lo encontré junto al zapato; se ve que este año he sido demasiado mala, o demasiado pedigüeña, según se mire... Pero, ¿y tú? ¿sigues ahí? Hace tiempo que no miro las estadísticas, pero aguarda un momento, que voy a pasar lista. Sí, ya te veo; vaya, gracias por no cansarte de mí. Es gracioso, no hay día que no le preguntes al señor Google por mí. Así que todavía no soy lo suficientemente buena para que me coloques entre tus favoritos, ¿eh? Bueno, pues haz lo que quieras, pero un día el señor Google se va a cansar de que le preguntes por mis soliloquios y va a empezar a ignorarte, porque “soliloquios” es una palabra complicada de pronunciar, y tiene tantas letras que debe ser un fastidio ponerse a buscar algo tan largo en el universo de las tres uve dobles. Y una pérdida de tiempo, sobre todo una pérdida de tiempo; y como te he dicho, las horas están muy caras y muy mal pagadas. De todas formas, gracias; aunque no sea una de tus favoritas me gusta saber que me buscas y estoy encantada de que me encuentres.
¿Y tú? Tú eres nueva. Tú venías buscando ejemplos de soliloquios, pero seguramente no los míos. Pues de verdad que lo siento; si puedo servirte de ayuda... Una vez hace mucho tiempo me leí Hamlet, y también vi la película (que por cierto, recuerdo que, como todas las películas sobre libros que ya he leído, me decepcionó muchísimo), así que si es el soliloquio de él uno de los que buscas, quizás podría ayudarte... Aunque pensándolo bien, sólo recuerdo que decía algo como “to be or not to be, that is the question”... ¿hablas inglés?. ¡Anda mira! Aquí hay otro que también venía buscando ejemplos de soliloquios. ¿Por qué no os intercambiáis los números de teléfono? Quizás podáis ayudaros más de lo que puedo hacerlo yo. Además, he leído por ahí que Internet es una buena herramienta para ligar... No sé, yo no me lo creo mucho, pero ¿quién sabe? Seguro que Cupido ya les ha incorporado el wifi a las puntas de sus flechas.
¡Anda! ¿Tú eres enanita? ¡Venga ya!, no me lo creo. ¿Y por qué se lo cuentas al señor G.? (le llamaremos así, que suena más misterioso, y yo creo que tiene que estar hasta las narices de que todo el mundo lo conozca y no lo pare por la calle)¿Es tu confidente?¿Tu amante?¿Os acabáis de conocer?. Podías contarme bien la historia, porque al verlo así da la sensación de que por ser mujer, y más fea que Blancanieves y más bajita que la madrastra, te hicieron vacío y te sacaron del cuento. Seguro que el único enanito que no era machista era mudito, y por eso nadie le pudo hacer caso cuando quiso enfrentarse a todo el mundo para que dejasen que te quedases en la historia. Ahora que lo pienso, si llegas a formar parte del cuento... ¡El título habría sido más largo de lo que ya es! ¿Te imaginas? “Blancanieves y los siete enanitos y una enanita, que sumados hacían ocho”. La verdad es que no te voy a mentir, y no creo que la razón esté en que tú no estabas en el reparto, pero a mí ese cuento nunca me gustó. Yo siempre he sido de Peter Pan... y de Mary Popins, de Mary Popins también. Esos sí que eran cuentos bonitos; ¿Y el mío? ¿Te ha parecido bonito? Porque tú has llegado aquí buscando un cuento bonito... pero es que el viejo G. no se entera de nada, porque en ningún momento escribí que el mío fuera bonito, sino que se trataba de un cuento para soñar bonito; que no es lo mismo. Bueno, si te lo has leído y te ha parecido bonito, me encantaría que me lo dijeras. Es bonito cuando te suben el ego de esa manera. Y si no te ha parecido bonito, también me lo puedes decir, porque ¿sabes qué? A la persona a la que le escribí ese cuento le encantó. Y con eso me basta.
Bueno, me voy a ir despidiendo, que ya es línea (la 53 para concretar). Pero antes quería contarte que este es mi post 101, como los dálmatas (por cierto, ¿cómo es esa camiseta de el mundo a mis pies? Si no es de la marca Cruela de Vil y es bonita, me la podías enseñar si la has encontrado después de pasar por aquí). Y que no se me ocurrió mejor manera que celebrarlo dándote las gracias de esta manera... Unas ciento unas Gracias por estar ahí, por decir, por callar, simplemente por pasar y largarte rápidamente porque tenías prisa por llegar al planeta platón, donde dan una fiesta en la que ¿quién sabe si pondrán la canción de días rojos? Si la ponen, hazme un favor; copia la letra, que alguien ha llegado hasta aquí preguntando por ella y yo no me la sé.


Disco de la semana: “Dos pájaros de un tiro” (Serrat y Sabina)Canción: Aquellas pequeñas cosas... “son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas; en un rincón, en un papel o en un cajón...”